Quantcast
Semana News
3:06 a.m. | 10/20/2014 | 63°

Contra la violencia doméstica


Marina Gil | 10/18/2011, 3:15 p.m.
Contra la violencia doméstica

Julio Barquero (Víctima de violencia doméstica)

Houston.- Julio Barquero fue víctima de violencia doméstica. Según él, es una situación difícil de aceptar. Su caso, de acuerdo a las estadísticas, es poco común ya que el 80 por ciento de víctimas son mujeres. Durante el más de año y medio que duró el matrimonio de Barquero, y tras su separación, tuvo que acudir a tratamiento psicológico, aunque dice ha pasado casi un año y no ha terminado de recuperarse.

En su caso, según cuenta, la violencia fue escalando poco a poco y terminó por convertirlo en víctima de abuso emocional, verbal y de acoso por parte de su ex esposa. Hasta recibió amenazas. Esas agravantes pudieron ser comprobadas y quedaron asentadas en su acta de divorcio que el juez le concedió por trato cruel.

“Yo tomé una mala decisión para mi segundo matrimonio, no le di seguimiento adecuado a la relación de noviazgo. Nos casamos al poco tiempo y no me di cuenta que la otra persona tenía serios problemas en cuanto a lo que es un matriarcado”, relató.

“Ella no creía en la autoridad del esposo. Tenía problemas de inseguridad, celos que fueron creciendo hasta el punto de querer aislarme y no dejarme salir del apartamento después de una discusión; llegó a amenazarme con un instrumento de cocina, un cuchillo” recordó.

Barquero, pastor evangélico, mencionó que no se daba cuenta de lo que estaba pasando e iba permitiendo faltas de respeto.

“Me hacía llamadas telefónicas excesivas, revisaba mi teléfono, mi correo electrónico, mi Facebook, con cualquier persona que se me acercara ya fuera hombre o mujer había cierta actitud de ella, era un ambiente hostil que fue aumentando”.

En su caso, dijo, hubo empujones en público y en privado, ella lo llamaba hasta 17 veces al día; en ocasiones interrumpía con esas llamadas sus reuniones religiosas y eran para decirle que “me eres infiel, no estás donde me dijiste”.

Aseguró que las amenazas siguieron aun después de haberse separado por lo que tuvo que dar de baja correos electrónicos y cambiar su número de teléfono.Su propia hija y un amigo cercano fueron quienes le abrieron los ojos.

Temor a ser criticados

Barquero aconseja a los varones que padecen de violencia doméstica a que “no tomen la actitud incorrecta, no devuelvan el grito, el golpe, que no sean violentos”.

“Queda uno muy dañado, lo deja a uno muy a la defensiva, puede pensar uno que es mejor no rehacer su vida, pero con los consejos que he recibido ahora siento paz; y también es importante la parte espiritual, para saber perdonar y perdonarse uno mismo porque fue una mala decisión”, indicó.

Barquero comparte su historia para crear conciencia y también lleva su mensaje de bienestar familiar a través de su programa de radio Aló Pastor que se transmite los viernes a las 9 de la mañana en el 88.1FM

Luna (Víctima de violencia doméstica)

El caso de Luna

Más que las huellas físicas, el daño emocional que dejó una relación de 23 años de violencia

doméstica, aún son visibles en el caso de esta mujer a quien llamaremos Luna.