Quantcast
Semana News
5:18 p.m. | 10/1/2014 | 88°

Benicio del Toro fomenta el respeto a través de campaña "Aprendí a quererme"


2/15/2012, 9:49 a.m.
Benicio del Toro fomenta el respeto a través de campaña "Aprendí a quererme"

San Juan (EFE).- El actor puertorriqueño Benicio del Toro es el portavoz oficial de la campaña "Aprendí a quererme", cuyo propósito es exhortar a las personas a quererse y rechazar la violencia doméstica, informó la organización de esta iniciativa.

Del Toro, ganador de un Óscar por la película "Traffic" en el año 2000, tendrá la encomienda de brindar los mensajes de motivación junto a la banda de pop rock cristiano Sueño de hormiga a través de los medios de comunicación, Facebook y la página electrónica de la campaña www.aprendiaquererme.com.

"Quién rayos dijo que para amar verdaderamente tienes que soportar tantos insultos, gritos y humillaciones, sal de ahí... aprende a quererte", reclama Del Toro en la cuña televisiva.

La campaña busca además que las personas eviten caer en un patrón de maltrato y que los agresores valoren a su familia y aprendan a manejar su ira.

Por su parte, el exintegrante de la selección de baloncesto de Puerto Rico y miembro del grupo Sueño de hormiga, Richie Dalmau, agregó que la campaña persigue que las personas reconozcan que las familias necesitan inculcar valores positivos y que sus miembros se traten con respeto.

"Que podamos elevar el amor a su máxima expresión donde no toleremos ningún tipo de violencia, ni maltrato. No sólo nos referimos a todos aquellos crímenes horrendos que estamos viviendo, sino a cómo se llevan la relaciones de familia en una vida diaria", enfatizó Dalmau.

La campaña responde a la ola de violencia que vive la isla que cerró 2011 como el año más violento de su historia, al registrarse 1.136 asesinatos, lo que supone un incremento del 15% con respecto a 2010 y es la cifra más alta de la que se tiene registro (desde 1940).

Debido a esto, el gobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño, pidió ayuda a las autoridades federales de EEUU, a donde se dirige casi toda la droga que pasa por la isla, para combatir la criminalidad, que se ve reflejada en una media de tres muertes violentas por día.