Quantcast
Semana News
8:33 p.m. | 7/24/2014 | 87°

En la lucha contra el hambre en la ciudad


Daianna Roberty | 5/3/2012, 3:17 p.m.
En la lucha contra el hambre en la ciudad
Decenas de voluntarios descargan el camión de alimentos que son distribuidos a familias de bajos recursos | Foto: Dianna Roberty

photo

Foto: Dianna Roberty

Houston.- Una vez al mes, el estacionamiento de la Iglesia Episcopal Santa María Virgen, en el oeste de Houston, se llena completamente desde muy tempranas horas, un centenar de familias de bajos recursos acuden religiosamente a tomar un número para recibir una ración de comida. La organización sin fines de lucro ECHOS (Epiphany Community Health Outreach Services) es la encargada de ayudar en forma totalmente gratuita a familias necesitadas sin importar su país de procedencia o su estatus migratorio.

Con la ayuda del Banco de Comida de Houston (Houston Food Bank) llevan a cabo cada mes una Feria de Alimentos. Según Kathy Eckhardt, coordinadora de proyectos de ECHOS, alrededor de 200 familias reciben este beneficio mensual de los cuales un 75% son de origen hispano, un 15% asiáticos, y un 10% de afroamericanos y anglosajones.

Eckhardt destacó que el único requisito que deben cumplir las personas que optan por este beneficio, es presentarse en la iglesia los días pautados con una identificación personal con foto, respetar el orden de llegada y llenar el formulario correspondiente. “El siguiente paso es formarse por orden de llegada y esperar a que llegue el camión con las provisiones”, dijo. Al arribar el camión de comida, los voluntarios inician la descarga y la distribución equitativa de alimentos en cajas o bolsas plásticas. Usualmente, los productos consisten en raciones de frutas y verduras frescas, y en ocasiones también se cuenta con carne y leche.

“La distribución de la comida se hace por vivienda, ya que en algunas ocasiones varias familias viven en una sola casa”, señaló Eckhardt.

Fondos

El párroco de la iglesia, Uriel Osnaya, quien lleva mas de cinco años participando en esta actividad, informó que los fondos utilizados para la ayuda a la comunidad más necesitada se obtienen a través de la ofrenda recogida durante la eucaristía, del presupuesto de la iglesia y algunas donaciones.

“Las puertas de la iglesia siempre están abiertas para todas aquellas personas que precisen ayuda, y también para todo aquel que quiera colaborar con nosotros, la ayuda siempre es necesaria”, relató el padre Uriel.

Asimismo indicó que alrededor de 20 a 30 voluntarios acuden a la parroquia para prestar ayuda en la distribución de alimentos y otras actividades.

Gratitud

Para los asistentes, esta iniciativa sirve para sobrellevar la crisis económica y laboral que dificulta llevar el sustento diario al hogar.

Para Francisco Pérez, trabajador de la construcción y oriundo de El Salvador, cada día es más difícil decidir cuáles cuentas pagar y cuales no, por lo que la distribución de comida gratuita es de gran ayuda para su familia.

“Lo que lamento es no poder darle a mis hijos lo que ellos quieren”, admitió.

Dónde

La repartición de alimentos se realiza en el 9600 Gessner Drive, en Houston, cada tercer o cuarto sábado del mes.