Quantcast
11:30 a.m. | 4/23/2014 | 76°

HISD se pronuncia en contra de STAAR

Daianna Roberty | 5/18/2012, 10:56 a.m.
HISD se pronuncia en contra de STAAR
Para un sinnúmero de padres, maestros y estudiantes, las aplicaciones del STAAR han causado un impacto negativo debido al gran estrés y presión a los que se les somete durante el proceso de preparación y presentación de esas pruebas | Foto: Daianna Roberty

Houston.- Más de 400 distritos escolares en Texas, entre ellos el HISD−con la mayor población estudiantil del estado− han firmado una resolución pidiendo la reestructuración del sistema de evaluación estatal.

Los problemas

Hany Khalil, profesor de educación secundaria durante cinco años y fundador de la organización Voces de la comunidad por la Educación Pública (CVPE) informó que uno de los problemas principales asociados con las pruebas STAAR (Prueba del Estado de Texas para Evaluar la Preparación Académica), tiene que ver con el tiempo y el monto del presupuesto que se invierte en las mismas, ya que alrededor de 5.5 billones de dólares son pagados a empresas privadas para su aplicación.

“Sería mejor invertir ese dinero en mejorar la educación dentro del aula de clase, además se pierde tiempo valioso explicando todo el contenido para las pruebas, cuando podría impartirse una enseñanza que fuera de más provecho para cuando los jóvenes cursen su educación superior” enfatizó Khalil. Lo mismo piensa Amy Grimes, profesora de la secundaria Davis en Houston, y también fundadora de CVPE, quien explica que los alumnos invierten entre 45 y 60 días de los 180 días del año escolar realizando actividades relacionadas con STAAR. “La mayoría del tiempo no la pasamos enseñando a los niños el contenido a evaluar, luego presentan pruebas sobre cómo tomar el examen, y finalmente presentan la prueba, es un tiempo que podríamos utilizar para enseñar verdaderamente, señaló.

Estrés y coerción

Otro aspecto preocupante para alumnos y docentes es el peso que tienen las pruebas en la evaluación de su rendimiento académico y su continuidad laboral, porque dependiendo del resultado obtenido los estudiantes podrían aprobar o reprobar el grado, y los maestros mantenerse o ser despedidos de su trabajo.

En este aspecto Grimes es enfática en señalar que: “Lo ideal sería una prueba que determine el rendimiento del estudiante, pero sin presiones en cuanto a quién pasa o reprueba un grado, cuál escuela es mejor que otra, o quién pierde su puesto como maestro; el objetivo de una prueba tendría que ser determinar qué se está enseñando para mejorar la educación, y no presionar a los estudiantes y a los maestros”.

Por su parte Janet Izaguirre, estudiante de secundaria del décimo grado, añadió: “el mejor método debería ser tomar exámenes relacionados con lo que vemos en clases, no contenido extra que no vemos en la escuela, las pruebas las hace alguien que no está al tanto de lo que vemos diariamente en las escuelas o que no está relacionado con las escuelas públicas, no debería ser así”.

Metas del CVPE

■ Reducir la aplicación de pruebas estandarizadas e instaurar un método real de enseñanza- aprendizaje.

■ Reemplazar el actual método de evaluación por una agenda de reformas educativas democráticas y progresistas guiadas por educadores, padres y estudiantes.

■ Asegurar la adecuada inversión de fondos en las escuelas que atienden poblaciones pobres, para asegurar a estos estudiantes un aprendizaje enriquecedor.

■ Influir en la política educativa en Houston, a través de los medios de comunicación, la educación pública, la participación comunitaria, y la promoción en el proceso electoral.