• 6:01 a.m. Sun, April 30th
  • 63°

El béisbol está en deuda con el país

El béisbol está en deuda con el país
Joe Torre será el timón que dirija al seleccionado nacional de béisbol de Estados Unidos en la tercera edición del Clásico Mundial de Béisbol. |
EFE

Houston.- El deporte es el pasatiempo nacional en Estados Unidos, y por eso una derrota o un logro no alcanzado es algo que se siente en lo más profundo del orgullo patrio.

Y en esto el béisbol tiene mucho que ver, por la deuda que ha contraído con la historia al no haberle podido regalar al país un título en ninguna de las dos ediciones del Clásico Mundial de Béisbol, la mayor competencia de selecciones nacionales a nivel mundial.

Para tratar de resarcir el daño y traérse de una vez por todas este triunfo, se ha nombrado como piloto del equipo nacional a Joe Torre.

El veterano jugador se encontraba en una cómoda situación de retiro con un cargo importante dentro de la estructura administrativa de la oficina del comisionado de las Grandes Ligas, y lo dejó todo para cargarse con la responsabilidad de dirigir a Estados Unidos en la tercera edición del Clásico, que comenzó este 2 de marzo.

ARCHIVO

La clave

Torre llegó al cargo con una idea muy clara de las razones que no le permitieron al equipo llegar a las finales en las dos primeras ediciones de la máxima competición mundial.

"La clave de todo está en la preparación mental. Los jugadores que han ido con Estados Unidos anteriormente se tomaron la competición como si estuviesen en una fase de preparación de pretemporada, mientras que el resto de los países se lo tomaban como algo muy serio y de vital importancia ", destacó Torre, en rueda de prensa ofrecida en Phoenix.

También dijo que esta vez todo será diferente y que nadie va a llegar de manera apresurada, sino todo lo contrario, listo para afrontar la competición, como si se tratase de la fase final del campeonato de las Grandes Ligas.

Torre, quien cuenta con la ayuda del lanzador retirado Greg Maddux, conformó un equipo ganador y dió a los jugadores, especialmente a los lanzadores, la misma cantidad de trabajo que tendrían al empezar el entrenamiento de primavera.

El veterano manejador está decidido a acabar con la supremacía de Japón que ha ganado las dos ediciones anteriores del Clásico (2006 y 2009), después de ganarle en la final a Cuba y luego a Corea del Sur.

"Hemos formado un gran grupo, tengo un cuadro de asistentes excelente y estamos convencidos que cuando nos pongamos el uniforme de Estados Unidos el único objetivo a lograr no será otro que el título de campeones del mundo", subrayó Torre, a la vez que afirmó "Esa será nuestra motivación y el gran sueño a ver realizado".

No tiene precio

Torre comprende más que nadie los reclamos por parte de los equipos a los que se les quitan jugadores para que estén con el combinado nacional durante dos o tres semanas.

"Lo viví cuando estaba al frente de los Yanquis de Nueva York. No entendía por qué nos quitaban jugadores, pero defender el uniforme de tu país es algo que no se paga con nada material", subrayó Torre.

"Sé lo que significa perder jugadores por dos o tres semanas en un momento crucial cuando se supone que deben armar un equipo cohesionado para la temporada de las Grandes Ligas".

Sin embargo, oficialmente las Grandes Ligas defienden este evento, por lo que las críticas se acallan. Los jugadores no sólo deben ir con el equipo estadounidense, sino con el de Venezuela, República Dominicana, Puerto Rico, México, Japón, Canadá, e incluso con el de Holanda.

El equipo que más perjudicado resultó este año son los Cerveceros de Milwaukee, que perderá a 14 jugadores durante el entrenamiento de primavera, 11 de ellos de su plantilla de 40 hombres.

"Entiendo por qué un jugador querría hacerlo. Eso lo entiendo", declaró el piloto de los Cerveceros, Ron Roenicke. "Y estamos de acuerdo con que vayan y lo hagan, pero lo que pasa es perdemos a muchos jugadores, incluidos ambos receptores. Es en realidad muy importante para nosotros. Simplemente tenemos que afrontarlo".

lauragomez@semananews.com