• 6:05 a.m. Wed, March 29th
  • 75°

Una lección de positivismo para enfrentar el cáncer de seno

Una lección de positivismo para enfrentar el cáncer de seno
Juan y Nora Marroquín son sobrevivientes de cáncer de seno y han visto esta experiencia como un reto que han sacado adelante con actitud positiva. |

Houston.- “Aquí no pasa nada y hay que seguir adelante”, esa es la consigna que guía la vida de Juan y Nora Marroquín, una pareja que ha enfrentado con total positivismo momentos que ha cualquiera podrían derrumbar.

Los dos son sobrevivientes de cáncer de seno, una enfermedad de alta incidencia en las mujeres pero poco común en los hombres.

“El cáncer en los hombres es muy raro, por cada 100 mujeres hay un hombre, y yo fui el afortunado”, bromea Juan.

Para él todo comenzó en el 2012, cuando acudió a su doctor por un absceso que tenía encima de su ojo izquierdo.

“Tenía como 12 años con él y como me dedicaba a la soldadura pensé que era una rebaba que se me había incrustado en el ojo, pero no mas me vio el doctor y me dijo: ‘tu tienes cáncer’”.

Al auscultar su cuerpo para ver si detectaban alguna otra anormalidad, descubrieron como él dice “un bulto en su pecho”.

“Me vieron una bolita negra en el pezón, me la cortaron, la mandaron a analizar y se dieron cuenta que tenía cáncer, pero yo nunca lo tomé de mala manera”, expresó.

Infogr.am

Cancer

En un principio él quiso asumir solo la responsabilidad de sus tratamientos médicos y el proceso de la enfermedad, hasta que su esposa, con quien lleva casado 36 años y tiene dos hijos, le dijo que era justo que ella estuviera a su lado.

“Yo no me sentía mal, estuve tres meses en quimioterapia, fueron 4 quimos y dos meses de radiación, me operaron y nunca me sentí mal realmente, sabía que estaba en buenas manos, en el Hospital Ben Taub me dieron un tratamiento de primera, todo salió muy bien”.

En ese tiempo conoció a muchos pacientes que se deprimían y otros más que trataban de contarle historias de gente que había muerto de cáncer. Lo primero que él siempre les decía es que no lo llenaran de negativismo.

“Yo no tenía porque ver las cosas negativas, conocimos a personas que lo vieron de esa manera y ya no están con nosotros”, refirió.

Marroquín, que aun se encuentra bajo supervisión médica, describe el cáncer como una experiencia pasajera en su vida, la cual si tuviera que volver a vivir la asumiría de la misma manera.

“Después de la operación, de la quimioterapia y la radiación yo quedé más bonito, más fuerte, más inteligente, hasta bilingüe...”, señaló optimista. A Juan Marroquín le practicaron la operación para retirarle el tumor cancerígeno el 20 de junio del 2012 y justo un año después, el 20 de junio del 2013, su esposa estaba en el quirófano por el mismo motivo.

Cuestión de mentalidad

Nora Marroquín se hizo una mamografía después de que le habían detectado el cáncer a su esposo; hacía un año y medio que no se efectuaba este chequeo y cuando por fin lo hizo descubrió que se le había desarrollado un tumor.

“A mi me detectaron el cáncer de seno el 3 de enero del 2013, hacía unos meses que habían operado a mi esposo y tomamos todo de una manera natural, pero eso sí mi primera reacción cuando los médicos me dijeron que tenía cáncer fue decir, ‘yo no tengo nada’ si usted lo dice así es y haga lo que tenga que hacer, pero el cáncer no está en mi, inmediatamente lo negué”.