• 3:17 p.m. Tue, Aug. 22nd
  • 94°

No dejes que tus emociones marquen tus decisiones financieras

No dejes que tus emociones marquen tus decisiones financieras
Los compradores compulsivos – Son aquellos que quieren compensar esas dificultades económicas durante su infancia y adolescencia gastando en todo lo que se les antoja. No hay límite ni fondo. |

¿Sabias que muchas de las decisiones financieras tienen que ver con las emociones?

Tanto la actitud de tus padres con respecto al dinero como la situación económica de tu familia cuando creciste podrían estar influyendo en el manejo de tus finanzas personales. Las carencias económicas o la ausencia del padre o la madre en la familia pueden impactar de varias formas.

Los compradores compulsivos – Son aquellos que quieren compensar esas dificultades económicas durante su infancia y adolescencia gastando en todo lo que se les antoja. No hay límite ni fondo.

A algunos incluso no les importa caer en deudas con tal de comprarse la bolsa más cara o el último modelo de teléfono o carro. Como si estos objetos pudieran reemplazar la falta de recursos o de cariño en la familia donde crecieron.

Los que no gastan en nada para ellos - Por otro lado, hay aquellos que también carecieron con carencias de pequeños y no se atreven a gastar en nada.

Nunca se dan un pequeño lujo o se atreven a comprarse algo de marca aunque tengan el dinero porque temen volver a quedarse en la pobreza.

Lo peor es cuando no se atreven a hacer una inversión importante en sus vidas porque temen quedarse sin dinero, por ejemplo comprar una vivienda con una hipoteca a largo plazo aun cuando tengan el dinero para cubrir los pagos mensuales.

Por supuesto que el ahorro en la medida que puedas debe ser siempre parte de tu planeación financiera y hacer un presupuesto para saber en qué y dónde se te va el dinero debe ser una prioridad. Pero ninguno de los dos extremos son apropiados.

Caer en deudas para darte todos los gustos es tan negativo como nunca darte un gusto personal aunque tengas el dinero.

Los compradores impulsivos – Si compras todo lo que se te antoja aunque no hayas planeado ni tienes presupuesto para ello debes preguntarte qué tipo de carencias emocionales estás tratando de compensar. O quizá tus padres no te pusieron límites y te compraban todo lo que se te antojaba.

Dicen los psicólogos que tanto ser demasiado estricto, como no poner límites a los hijos les hace sentir que los padres no se comprometen con ellos.

Así que la próxima vez que vayas a gastar en algo que no necesitas o que no has planeado piensa bien si se pudiera tratar de una decisión emocional.

Síguenos en Facebook: http://tinyurl.com/lyxyf3y

Twitter: @dineroymasyc

Síguenos en Google + https://plus.google.com/u/0/