• 8:15 p.m. Wed, April 26th
  • 85°

Por qué es infundado el miedo a los refugiados sirios

Por qué es infundado el miedo a los refugiados sirios
A pesar de los intentos del gobernador Greg Abbott para detener la entrada de refugiados sirios a Texas, la semana pasada se reubicaron 21 de ellos en nuestro estado. |

A pesar de los intentos del gobernador Greg Abbott para detener la entrada de refugiados sirios a Texas, la semana pasada se reubicaron 21 de ellos en nuestro estado, incluyendo seis niños, todos con familiares que ya estaban establecidos aquí.

photo

Salem es abogada de inmigración en Houston para el bufete de abogados González Olivieri LLC.

Y aunque el gobernador mantiene un pleito legal en las Cortes para frenar la entrada de refugiados a su estado, la relocalización de estos refugiados fue posible tras el retiro de una petición presentada por la administración de Abbott para detener de manera inmediata su entrada.

La situación en Siria es muy seria y está poniendo en peligro la vida de millones de individuos. Abbott parece no entender la urgencia y se rehúsa a aportar su granito de arena para proteger a estas personas que solo quieren vivir en paz y a salvo, todo ello por sus prejuicios sobre el islam y los musulmanes.

Abbott ha demostrado su ignorancia sobre las leyes de inmigración de los Estados Unidos, según las cuales una persona puede ser clasificada como refugiado si: (1) se encuentra fuera de los Estados Unidos en un país que no es al que teme regresar, (2) amerita consideraciones humanitarias que le conciernen a los Estados Unidos, (3) demuestra que ha sido o teme ser perseguido en su país por raza, religión, nacionalidad, membresía en un grupo particular o sus ideas políticas y (4) es admisible a los Estados Unidos.

LEER MÁS: JUEZ DE TEXAS APLAZA DECISIÓN SOBRE REFUGIADOS SIRIOS PARA ENERO DE 2016

Este último requisito es sumamente importante, ya que una persona que haya perseguido o ayudado a perseguir a otra(s) por las mismas razones que ameritan la protección, no solo es inadmisible a los Estados Unidos, sino que específicamente queda descalificada por las propias regulaciones del programa de refugiados.

No cabe duda que el gobernador ignora completamente este proceso, ya que no hay razón alguna para temerle a los refugiados de Siria, porque para poder entrar al país primero deben haber demostrado que nunca persiguieron ni ayudaron a perseguir a nadie.

Por otra parte, el gobernador Abbott también se equivoca al pensar que puede prohibir la entrada de refugiados sirios a su estado, ya que una vez una persona es admitida a los Estados Unidos como refugiado por el gobierno federal, la misma puede mudarse al estado que desee.

Es una vergüenza que nuestro gobernador no solo ignore estos hechos, sino que se exprese públicamente de esta manera. Los refugiados sirios no representan un peligro para nuestro país, y mucho menos para nuestro estado, por el mero hecho de que son musulmanes.

La actitud de Abbott solo promueve intolerancia y división en momentos en los que debemos ser solidarios con lo que pasa alrededor del mundo. Es nuestro deber como una de las naciones más libres y avanzadas del mundo proteger a los más necesitados, especialmente en momentos como estos. Abbott, como servidor público, debería saber esto mejor que nadie.

Espero que ustedes que me leen también comprendan que nuestro país es una nación de inmigrantes, que siempre ha protegido a aquellos que más lo necesitan.

Las 21 personas que se mudaron al estado de Texas no solo estarán a salvo de las terribles condiciones que atraviesa su país, sino que al igual que todos nosotros también aportarán al mejoramiento de Estados Unidos.

Para mí es un honor recibirlos y prometo hacer lo que esté a mi alcance para continuar ayudando a proteger a las familias sirias, de Centroamérica, México y del resto del mundo que tanto lo necesitan.

Síganos en Facebook.com/semanahouston

En Twitter @semanahouston

Y en Instagram @semanewshouston