• 5:22 p.m. Tue, May 23rd
  • 86°

No deje que las compras le quiten el verdadero sentido a esta época

No deje que las compras le quiten el verdadero sentido a esta época
No malgaste su tiempo haciendo filas o en medio del tráfico, aprovéchelo para abrazar a sus hijos, a su esposo o esposa, a sus padres, a sus hermanos y a sus amigos. |

Una vez más llegó la Navidad y con ella lo que para algunos, cada vez más, lamentablemente, ya se ha ido convirtiendo en el sinónimo y presencia omnipotente de esta época: las compras.

Ha sido tal el lugar que las compras se han ganado en el ritual de fin de año que uno hasta llega a pensar que las fiestas comienzan cuando comienzan las compras, con el agravante de que el comercio ya nos corrió el inicio de diciembre para noviembre con el famoso viernes negro, que ya ni siquiera tampoco es viernes, sino jueves, porque algunas tiendas empiezan sus “ofertas” desde el Día de Acción de Gracias.

La fiebre consumista ha convertido la fiesta familiar más tradicional del año en una conspiración de todos contra todos, en la que para llevarse algo, no importa si es lo que se necesitan o no, o si se van a usar, la gente se mete en un línea de tráfico o en una fila de pago interminable, en la que hastiados de la muchedumbre, los empujones, los pitazos y la pelea por los parqueos, los buenos modales y la consideración por el otro se acaban.

LEA MÁS: CUANDO CUMPLIR 40 AÑOS SE CONVIERTE EN LA MEJOR EXCUSA PARA AYUDAR A OTROS

En lugar de encontrar caras amables que nos recuerden que la Navidad ya está aquí lo que uno encuentra son rostros malhumorados y desesperados por llegar rápido porque la oferta se acaba y es “solo por hoy”, o porque ya van a cerrar la tienda.

Acuérdese que las tiendas van a estar en el mismo lugar en enero y posiblemente el resto del año para que compre todo lo que quiera, quizás a un mejor precio de lo que lo podría encontrar en este momento.

No malgaste su tiempo haciendo filas o en medio del tráfico, aprovéchelo para abrazar a sus hijos, a su esposo o esposa, a sus padres, a sus hermanos y a sus amigos. Comparta un momento con sus compañeros de trabajo. Done su tiempo a una buena causa, o incluso si es creyente, rece por todos aquellos que tanto necesitan de nuestras oraciones como los refugiados que aún siguen buscando un lugar seguro que los proteja de la violencia que se vive en sus países.

Acuérdese también que millones de padres y jóvenes indocumentados están a la espera de una decisión de la Corte Suprema en relación con las medidas migratorias promulgadas por el presidente Barack Obama, las cuales continúan detenidas por una demanda interpuesta por 26 estados, entre ellos Texas. Una plegaria porque el corazón de los máximos magistrados decida a favor de estas familias tampoco está de más.

Y por si le faltan razones, recuerde que su familia es el tesoro más grande que puede tener y está ahí para que la disfrute.

editorial@semananews.com

Síganos en Facebook.com/semanahouston

En Twitter @semanahouston

Y en Instagram @semanewshouston