• 5:38 a.m. Thu, June 29th
  • 74°

El gobernador de Texas, Greg Abbott ha vuelto a ponerse en contra de los inmigrantes, en este caso los refugiados

El gobernador de Texas, Greg Abbott ha vuelto a ponerse en contra de los inmigrantes, en este caso los refugiados
Debido a los recientes acontecimientos en Paris (Francia), el gobernador de Texas, Greg Abbott, ha expresado su intención de no aceptar en su estado a los refugiados de Siria que ya han sido admitidos por Estados Unidos. |

Texas es noticia otra vez por las decisiones de nuestros representantes de gobierno, que prefieren siempre estar en el lado incorrecto de la historia, sin importar el sufrimiento humano.

photo

Silvia Mintz es abogada de inmigración

Debido a los recientes acontecimientos en Paris (Francia), el gobernador de Texas, Greg Abbott, ha expresado su intención de no aceptar en su estado a los refugiados de Siria que ya han sido admitidos por Estados Unidos.

Pero de acuerdo a la ley, ningún estado o gobernador tiene la autoridad de cerrar la puerta a refugiados admitidos en el país. El gobernador puede ordenar que los fondos estatales no sean utilizados por los refugiados de Siria, pero no puede ordenar que los refugiados no residan en el estado.

Sin embargo, la decisión de no proveer beneficios a los refugiados sería una decisión que se podría litigar en una Corte, ya que el gobernador estaría discriminando basado en raza y país de origen y no estaría tratando a todos los refugiados de acuerdo a los principios de igualdad consignados en la Constitución de Estados Unidos.

LEER MÁS: TEXAS NO ACEPTARÁ A REFUGIADOS SIRIOS

No hay una base legal que apoye a Abbott en su intención de afectar las reglas de inmigración, que están claramente bajo el poder del gobierno federal.

La Corte Suprema de Estados Unidos ha dicho que el poder en el ámbito de los asuntos internacionales, incluyendo el poder sobre los temas de inmigración, deportación y ciudadanía se encuentra, de acuerdo con la Constitución, bajo el poder del Gobierno federal y que los estados no pueden influir en dichas decisiones.

El Congreso también le ha dado autoridad al Presidente bajo la Ley de Refugiados de 1980 para decidir si admite a refugiados que “sufren persecución o que tienen un miedo creíble y bien fundado de persecución debido a su raza, religión, nacionalidad, membresía en un grupo social particular u opinión política. El presidente también tiene el poder de aceptar refugiados si hay alguna situación de emergencia”.

Aparte de lo dificultoso que sería implementar una orden de no aceptar refugiados de Siria legalmente; una decisión de esa magnitud sentaría un precedente de discriminación que no es una buena póliza para ningún estado de esta nación.

Esta al parecer es una artimaña más del gobernador Abbott, que una vez más ha decidido jugar con la vida de la comunidad inmigrante para avanzar su agenda política.

Una decisión que afectará al estado, no solo en cuanto a su reputación, sino también económicamente, ya que si llegara a haber una batalla legal esta costaría miles de dólares a los contribuyentes de Texas.

El caso de los refugiados Sirios es importante para toda la comunidad inmigrante, ya que si el gobernador Abbott es exitoso en su batalla contra ellos, él se sentiría más confiado en discriminar, aterrorizar y excluir a cualquier persona extranjera que esté buscando refugio en este estado, como los niños que cruzaron la frontera en masas el verano pasado. La comunidad inmigrante debe unirse en apoyo a los refugiados Sirianos, no solo por que como los traten nos tratarán, sino también porque la posición correcta y humana es apoyarlos, ya que ellos como muchos refugiados de otros países son víctimas de la violencia y el terror que se vive en su tierra y no vienen a causar problemas, sino a buscar un futuro mejor para ellos y su familia. Nosotros, la comunidad inmigrante, debemos de estar en el lado correcto de la historia.

silvia@silviamintz.com

Síganos en Facebook.com/semanahouston

En Twitter @semanahouston

Y en Instagram @semanewshouston