• 8:55 a.m. Sun, June 25th
  • 73°

Para los activistas, dar la cara es el arma más efectiva para empezar a derrotar el sida entre los hispanos

Para los activistas, dar la cara es el arma más efectiva para empezar a derrotar el sida entre los hispanos
Hablar abiertamente sobre el sida es una actitud fundamental para empezar a pasar la voz de la prevención entre los hispanos. |

photo

María Mejía sabe lo que es enfrentar un diagnostico positivo de VIH y por eso quiere que todos los infectados salgan y expongan su caso para buscar soluciones en unidad.

La educación

María Mejía, una activista de origen colombiano que está comprometida en la lucha contra el sida. Ella considera que hace falta mucha gente que se decida a exponer su caso y a trabajar para que los latinos sean más abiertos cuando hablan de esta enfermedad, una actitud fundamental para empezar a pasar la voz de la prevención dentro de esta comunidad.

“Me siento sola, me encantaría tener apoyo de otras y otros activistas, pero principalmente más mujeres”, aseguró Mejía, quien ha pasado por el trago amargo del diagnostico positivo de VIH.

Los inicios de su lucha se remontan al año 2001, una fecha desde la cual ha visto como sigue aumentando el número de infectados entre la comunidad latina, mientras cada vez son menos los que deciden formar parte de un movimiento para educar y prevenir.

“Se que hay mucho estigma e ignorancia, pero si queremos que las cosas cambien, tener diferentes roles en el activismo y que la sociedad nos escuche, tenemos que enfrentar esta causa”, indicó.

Y ella misma dio testimonio con su ejemplo, cuando decidió decir sin miedo ni tapujos que ella era portadora del VIH.

“Dar la cara y enfrentar mi enfermedad fue un deber moral, porque sabia que podía ayudar a muchas personas, tanto latinas como de la población en general”.

Easel.ly

Población latina

Mejía inició su trabajo en espacios pequeños, hablando con diferentes personas, haciendo pruebas; después amplió su activismo y se involucró de lleno en el combate contra esta enfermedad a partir de la prevención y la educación.

“Decidí salir del closet del VIH, sabía que con eso vendrían cosas buenas y malas, pero para ser honesta no ha venido nada malo”.

Ella ha tenido que enfrentar críticas por su trabajo, pero esto no la ha apartado de la idea de que si más personas vencieran el miedo, sería más lo que se podría hacer.

“He recibido criticas de que mi imagen está sobreexpuesta, pero hay una razón, es que no hay mujeres latinas o latinos que se atrevan a salir y contar lo que les pasa”, dijo.

“Muchas veces los activistas que llevamos un tiempo en esto nos dividimos y eso no está bien, a muchos les da miedo hablar por algún error que han cometido y tienen miedo a ser criminalizados”, señaló.

Sin embargo, por su parte asegura que mientras su salud se lo permita y exista quien la escuche seguirá dando su testimonio de prevención y educación, en especial a los jóvenes.

“Seguiré luchado y ojalá que muchas personas se inspiren y se unan a la lucha, porque el VIH en la comunidad latina está terrible, las mujeres estamos siendo infectadas a un nivel muy alto por la ignorancia y la falta de educación”.

photo

Ariana Lint asegura que la discriminación es real hacia la comunidad hispana infectada con VIH.

En las minorías

Ariana Lint es una activista trasgénero originaria de Perú. Ella trabaja en Orlando y hace parte de la Coalición Nacional Translatina en Estados Unidos, un trabajo que le ha dado la oportunidad de sobresalir y ayudar a los demás.

“El trabajo con la comunidad VIH fue el trampolín que me permitió ser considerada profesional. Es una oportunidad que a muchas de mis amigas trans no se les ha dado”, destacó Lint.