• 7:22 a.m. Tue, June 27th
  • 75°

El presidente electo Donald Trump pone en duda el pirateo de Rusia en otro más de los escándalos de las elecciones presidenciales

El presidente electo Donald Trump pone en duda el pirateo de Rusia en otro más de los escándalos de las elecciones presidenciales

Washington.- El presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, ahondó sobre su brecha con la agencia de inteligencia que estará a su cargo a partir de enero próximo y con algunos de los líderes republicanos más destacados en el Congreso, al poner en duda que Rusia lanzara ciberataques para ayudarle a ganar las elecciones.

Trump dijo no creer que Rusia interfiriera en el proceso electoral en su favor y opinó que esa teoría, contenida en un informe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), fue “impulsada” por la oposición demócrata porque están “avergonzados” por su derrota en las elecciones presidenciales y se resisten a aceptarla.

“Creo que es ridículo. No me lo creo, no me lo creo en absoluto”, afirmó Trump en una entrevista.

“Creo que los demócratas están impulsando esto porque sufrieron una de las mayores derrotas en la historia de Estados Unidos” y están “avergonzados”, añadió el presidente electo, que ganó a su rival demócrata, Hillary Clinton, en el colegio electoral (por 306 frente a 232) pero no logró imponerse en el voto popular.

Trump desacreditaba así un informe de la CIA que salió a la luz en el diario The Washington Post y que indicaba que esa y otras agencias de inteligencia estadounidense habían concluido que los ciberataques de Rusia no buscaban simplemente desestabilizar el proceso electoral de EE.UU., sino ayudar al candidato republicano. El presidente electo se ha resistido hasta ahora a atribuir a Rusia los ciberataques que, entre otras cosas, generaron el robo y la publicación de 20.000 correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata (DNC) y otros mensajes de la campaña de Clinton. Rusia ha negado su implicación en esos ciberataques a pesar de que las agencias de inteligencia estadounidenses concluyeron su culpabilidad.

“Dada su proclividad a la venganza y su notoria susceptibilidad, esto amenaza con resultar en una relación de desconfianza y tirria entre el presidente y la comunidad de inteligencia”.- Paul Pillar, exagente de la CIA.