• 5:22 p.m. Tue, May 23rd
  • 86°

Qué pasó con el ímpetu de Jesús Almeyda

Qué pasó con el ímpetu de Jesús Almeyda
Esta es la primera temporada completa de Almeyda al frente de las Chivas de Guadalajara. Foto: archivo |

Chivas tenía que salir a ganar desde la primera jornada, pero hoy se encuentra en una posición muy comprometedora en la tabla del descenso, penúltimo solo por encima de Dorados y perdiendo el fin de semana pasado 2-0 un partido clave contra Morelia. Ya son más de 80 días sin ganar en Liga, sin ningún triunfo este mes y con solo una victoria en los últimos diez partidos de liga.

photo

*Rodríguez es periodista en NBC Deportes.

Matías Jesús Almeyda llegó como sucesor del Chepo de la Torre y Director Técnico de Chivas en septiembre pasado. En su segundo partido logró la victoria 2-1 en el clásico contra el América. En su primera temporada dirigió 9 encuentros de Liga, de los cuales sólo ganó cuatro, pero consiguió el título de Copa contra León. ¿Se habrá apresurado en aquél entonces a dar estas declaraciones?: “Hoy se paró el gigante, el gigante consiguió un título, este gigante vino a jugar de visitante y jugó como de local, yo quiero que Chivas sea protagonista en cada cancha que juega, hoy se coronó con un título y somos conscientes de que falta mucho en el campeonato, pero esto se disfruta muchísimo", dijo tras levantar la Copa MX en noviembre de 2015.

Sin embargo, esta temporada, su segunda en el banquillo, primera completa y tras una buena pretemporada y movimientos importantes, no podemos dejar de preguntarnos si la magia se desgastó con los rojiblancos.

Los dos goles que le hizo Morelia el sábado pasado a Chivas, en cuanto a la defensiva, no se los pueden hacer a un equipo profesional, mucho menos a un equipo grande. ¡Son goles que no se los hacen ni a un equipo amateur! Y lo complicado no es únicamente los errores que se cometen, sino el discurso del técnico que pareciera alabar el trabajo de su equipo a toda costa sin importar el resultado. Y al elogiar las oportunidades ofensivas, más allá de reconocer los errores cometidos, podría estar perdiendo credibilidad con sus jugadores.

Guadalajara empató con Tigres por dos errores puntuales de Guzmán, para que Almeyda saliera a declarar que tuvieron muchas oportunidades y podrían haber ganado.

El fin de semana pasado mejoró ligeramente su discurso, pero sigue dejando dudas: “Ante una derrota es muy difícil dar explicaciones de por qué no ganamos. Si analizamos bien el partido, el rival llegó muy pocas veces y cuando lo hizo lastimó, fueron errores nuestros, tuvimos más chance que nunca de convertir en lo que va de los cuatro partidos, Chivas buscó, fue y propuso, pero no estamos metiendo goles, es la realidad”.

A Guadalajara, siendo un equipo histórico, popular e importantísimo, se le debe exigir como tal, sin embargo por sus capacidades, debemos ser honestos y reconocer que este torneo no se les puede pedir mucho. Eso no significa que no sea un fracaso para Chivas, pero tampoco se puede esperar de un equipo que ha sido mediocre durante las últimas temporadas. Y lo peor es que por más que el técnico diga que los jugadores se esfuerzan, parecieran que están esperando a que Dorados los salven.

Es muy pronto aún para cortar cabezas, si no se le da la oportunidad de trabajar un torneo completo a un técnico, ¿cómo juzgar su desempeño? Sin embargo, ¿qué pasó con el efecto Almeyda, sus tres victorias consecutivas y con el “gigante que despertó”?

drodriguez@espndeporteshouston.com / Twitter @DanyRodriguezR

Síganos en Facebook.com/semanahouston

En Twitter @semanahouston

Y en Instagram @semanewshouston