• 2:12 a.m. Tue, June 27th
  • 75°

Los ismos y las fobias que nos persiguen por estos días

Los ismos y las fobias que nos persiguen por estos días
Trump, Ted Cruz, John Kasich, Clinton y Sanders deberían curarse de la metathesiofobia (miedo a los cambios) y pensar en propuestas reales que le devuelva a la gente la confianza en su país. |

Houston.- Los ismos y las fobias nos están ganando la batalla. El terrorismo, el fanatismo, el extremismo, el nacionalismo, la xenofobia (miedo a los extranjeros), la polemofobia (miedo a la guerra), la aporofobia (miedo a la pobreza) y hasta la agorafobia (miedo a salir de la casa) se pasean orondas por estos días en la vida de cualquier persona.

Y no puede ser de otra manera, si es que todos los días nos despertamos con noticias sobre una nueva guerra o disputa, otro atentado, miles de muertos, pobreza, hambre y cada vez menos comprensión y más desigualdad. El atentado en el aeropuerto y metro de Bruselas con un saldo de decenas de muertos y cientos de heridos, el número creciente de migrantes que huyen de la pobreza en Centroamérica y son devueltos a sus países y el incremento de muertos a causa de las armas en Estados Unidos son solo algunos de los hechos más recientes que confirman esto.

Para colmo de males, quienes se están postulando para llevar las riendas del país más poderoso del mundo, los precandidatos a las nominaciones presidenciales de los Estados Unidos, no hacen más que echar mano de esos miedos y taras sociales, los ismos y las fobias, para remover las ignorancias, traumas y miedos de la gente y ganar electores.

El caso más patético desde luego es Donald Trump, pero todos lo hacen, de una u otra manera. Mientras Bernie Sanders apela a la plutofobia (miedo a la riqueza) de quienes se sienten aplastados por el apabullante sistema capitalista, Trump se solaza alimentando el miedo de los aporofóbicos a siquiera imaginarse un día sin las comodidades, innecesarias en la mayoría de los casos, a las que se han acostumbrado.

Por su parte, podría decirse que Hillary Clinton aprovecha el infantilismo en el que se ha sumido a la población inmigrante indocumentada, para que suene como miel en sus oídos la promesa de una regularización que de una vez por todas los cure de la esciofobia, o miedo a las sombras, en las que han tenido que sumirse por culpa de un sistema migratorio fallido que no les ofrece las oportunidades de incorporarse a la vida productiva con todos sus derechos.

En lugar de apelar a los miedos de la gente, Trump, Ted Cruz, John Kasich, Clinton y Sanders deberían curarse de la metathesiofobia (miedo a los cambios) y pensar en propuestas reales que le devuelva a la gente la confianza en su país y sus instituciones, no vaya a ser que los electores terminen con políticofobia y ahí si les toque hacerse tratar la blenofobia (miedo a la risa).

editorial@semananews.com

Síganos en Facebook.com/semanahouston

En Twitter @semanahouston

Y en Instagram @semanewshouston