Quantcast
Semana News
11:03 a.m. | 8/29/2014 | 79°

En primera fila

¿Otra Eva Perón?

Los temas de política siempre van de la mano con el espectáculo, en México (mi país) han sido muchos los casos de políticos envueltos con artistas. Como olvidar el escandalo que causó Sasha Montengro cuando se descubrió su romance con el entonces presidente José López Portillo. La actriz era considerada todo un símbolo sexual en sus tiempos y el ex presidente era un hombre casado.

Yo no había nacido aun pero cuentan que ahí estalló dinamita.

Dejando un lado ese controversial episodio de la historia, ahora mismo pienso en Angélica Rivera, mejor conocida por el pueblo mexicano como “la gaviota”. Una hermosa actriz que dio vida a uno de los personajes mas recordados en las telenovelas, de ahí viene su apodo.

Cuando presentó a esa joven provinciana, jimadora de agave, un claro ejemplo de que la mujer azteca si lucha por sus sueños. Ni la misma Rivera, pensó que llegaría a convertirse en primera dama del Estado de México y posiblemente en primera dama del país.

Su romance con el candidato a presidente, Enrique Peña Nieto, empezó con un hermetismo total, y no fue hasta que en un viaje a Roma (Italia), que este la presentó ante el Papa Benedicto XVI como su pareja oficial. De ahí no pararon hasta contraer nupcias, pero la cuestión, no es si se aman o no como pareja.

Al parecer hay ciertos intereses de por medio, mientras ella se alza como una gran primera dama, su esposo se ganará los votos del pueblo que idolatra a la actriz, como lo hicieran en Argentina con Evita.

Vamos a ver que tan buena sale la Rivera como primera dama, si en realidad desempeña su trabajo o solo se luce frente a las cámaras como toda una actriz interpretando el mejor papel de su vida.

Personalmente a mi no me interesa verla en el balcón presidencial cuando su marido de “el grito” o disfrutando de los desfiles militares. Quiero verla en las comunidades pobres, especialmente las indígenas, repartiendo víveres y dando aliento a las madres de familia.