Devolvamos la Educación a lo Básico

La Oficina de Instrucción Pública de Montana (OPI) publicó recientemente el informe anual del estado sobre la educación y los informes individuales de las escuelas, y los resultados muestran una tendencia preocupante. Debemos actuar. Debemos devolver la educación a lo básico y mejorar las habilidades fundamentales de nuestros estudiantes.

La mayoría de los estudiantes no son competentes en lectura, matemáticas o ciencias. Solo el 46 por ciento de los estudiantes de Montana son competentes en lectura y solo el 37% en matemáticas y ciencias. Mientras tanto, estamos gastando un récord de $13,000 cada año por estudiante en educación.

Como ex maestra de primaria y actual administradora, entiendo el papel crucial de la alfabetización temprana. Durante sus primeros años, los niños aprenden a leer, y a partir de ahí, leen para aprender. Estoy orgullosa del trabajo que mis colegas y yo en la Junta de Educación Pública hemos logrado en el último año. Hemos implementado intervenciones específicas para la alfabetización temprana y reducido las cargas administrativas en las escuelas. Al reducir la burocracia estatal y centrarnos en las materias fundamentales, estamos empoderando a los maestros para enseñar y a los estudiantes para aprender. Esto también ayudará a asegurar que los fondos para la educación se dirijan a las aulas y a los estudiantes, y no a la burocracia administrativa y medidas de informes innecesarias.

Sin embargo, se puede hacer más en la Oficina de Instrucción Pública. La agencia de educación estatal debe estar enfocada en el servicio al cliente, priorizar la información transparente y comprensible para los padres, proporcionar desarrollo profesional de alta calidad para los maestros y reducir las cargas administrativas en los líderes escolares. Eso es lo que los padres y educadores esperan y lo que los contribuyentes merecen.

Además, la Oficina de Instrucción Pública debe asociarse con otras agencias estatales, el sistema universitario y líderes del sector privado para expandir las oportunidades de educación técnica y profesional para los estudiantes. Aproximadamente la mitad de los estudiantes de Montana que se gradúan de la escuela secundaria cada año no tienen un plan para ir a la universidad o ingresar a programas de entrenamiento militar o laboral. Como estado, nuestro objetivo debe ser que cada estudiante se gradúe de la escuela secundaria preparado para tener éxito en la universidad o con habilidades profesionales que puedan desarrollar en un programa de capacitación laboral. Esto se puede lograr a través de colaboraciones con colegios y universidades para expandir el crédito dual y con industrias del sector privado, proporcionando a los estudiantes de secundaria oportunidades de aprendizaje basado en el trabajo en oficios y otros campos relevantes para nuestros estudiantes y nuestras industrias de Montana.

Con la graduación a la vuelta de la esquina, los padres merecen tener plena confianza en que nuestro sistema de escuelas públicas ha preparado a sus hijos con los fundamentos para el éxito a largo plazo. Animo a todas las familias de Montana a examinar cómo están haciendo el estado y las escuelas locales. Al devolver la educación a lo básico, podemos aumentar el rendimiento estudiantil en las materias fundamentales y expandir las oportunidades de aprendizaje individualizado. Esto preparará a los estudiantes de Montana para el éxito futuro y mantendrá la indoctrinación fuera del aula. El futuro de los niños y la economía de Montana depende de ello.